Mis parloteos

El último post del año, nuevos colegas, ¡salud por todos!

Quiero tomar este breve respiro para sentarme y agradecer a tantas personas maravillosas que formaron parte de mi vida este año.

Como todos los años, se tienen buenos momentos y malos momentos, pero estoy aprendiendo a tirar a la basura los malos momentos y solo recordar lo bueno, lo que sirve, lo que me gustó, todo lo que puedo disfrutar y, sobre todo, todo lo que me ayude a crecer, ya sea en lo laboral, en lo personal o en lo familiar.

Hablando de lo personal y familiar, como muchos saben tengo un bebé que está próximo a cumplir los “terribles” dos años de edad, por lo que mi tiempo en la computadora se ha visto escaso (sí, intentaré ahorrar para comprarme una laptop, no me gustan, pero no me queda de otra jejeje) pero la imaginación y los momentos divertidos han estado de locura mientras crezco como madre junto a mi bodoquito. Mi esposo ha sido un apoyo constante en este mundo al que me adentré al convertirme en escritora y ser publicada, y si bien a lo mejor algunas cosas no son del todo de su agrado, o le rompo horarios, o lo saturo con mis parloteos incoherentes, siempre ha estado ahí para mí y eso es algo que jamás me cansaré de agradecerle. No sé qué sería de mi cordura sin él.

En cuanto a lo laboral, este año pude regresar más a los eventos literarios, y todos fueron experiencias muy hermosas, la mayoría fueron pequeñas ferias de libro internas de escuelas y colegios de la ciudad de Monterrey, otras fueron ferias independientes, pero en todos recibimos una cálida acogida, la gente se interesó mucho por nuestro material y, la verdad sea dicha, siento que ha sido un año de transiciones para la editorial donde no dudo que podremos crecer aún más y ser aún mejores que antes. No en balde tuvimos dos presentaciones en la Feria Internacional del Libro de Monterrey, ¡sigamos cosechando éxitos!

Daré lo mejor de mí para apoyar al grupo de Silma, que me tendió la mano para arrancar en este mundo, y gracias al cual he conocido a muchos autores maravillosos, colegas que comprenden mi pasión por las letras y que, hasta donde he podido conocerlos, me han demostrado ser personas que también luchan por alcanzar sus objetivos, pero sobre todo he notado esa camaradería entre nosotros. No he sentido que haya competencia desleal y, ya que todos escribimos de muchos géneros diferentes, se complementa nuestro trabajo de una buena forma al momento de exponer juntos. En su mayoría autores independientes, y algunos también editoriales que conforman la red independiente, todos ponen su granito de arena para que, evento al que acudamos, evento que disfrutemos.

Espero honestamente poder mantener el contacto y aprender de todos estos escritores regiomontanos que están abiertos al diálogo, para que juntos podamos crecer aún más.

Hablando ya de mis obras, mi meta es publicar (o cuando menos terminar) la segunda parte de La conquista de los dioses el próximo año; será un reto, por mi bebé descrito arriba, pero no pienso dejar abandonada esa historia.

Esclavitud fue autoconclusiva y de momento no planeo sacar más material para publicar, pero sí quiero compartir las historias de algunos personajes por los que me han preguntado. Terminando con La conquista de los dioses sí quiero regresar a explorar este universo y ver a qué nuevos Esclavos conoceré, que me relaten sus historias y, si de alguna de ellas sale una historia digna de compartirles, la verán (esperemos) publicada pronto.

Tengo otras historias en mi ‘horno’ llamado cerebro, las cuales algunas aún no tienen pies ni cabeza, otras tienen una estructura ósea que no es compatible con ningún músculo y otras son solo trozos de carne rebotando por aquí y por allá. Pero nada lo dejaré de lado, mi idea es obtener mi siguiente novela original de alguna de estas ideas y, las que no lleguen para tanto, las estaré compartiendo por este medio como pequeños relatos, siempre que vea que valgan la pena compartirlos.

Lo que yo busco es transmitir emociones, que se diviertan, que pasen un agradable rato leyendo. Me consta que la vida allá afuera es agotadora, así que ¿por qué leer un libro agotador en mi tiempo libre? El tiempo libre debería ser para disfrutar y, mientras no se me demande por eso, planeo aprovecharlo al máximo.

Sin más que decir, brindo por todas esas personas que están entrando en mi vida, espero que nuestro trato sea para el crecimiento y bien de ambas partes y sepan que si bien soy tosca para hablar por escrito, siempre estoy atenta a escuchar.

¡Éxito en este 2018 que inicia y salud para todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s